Los Sitios de La Cocina de Pasqualino Marchese

Principal Arriba Glosario Índice Novedades Contenido

Asilo Unzué

Una historia La Belle Époque La Ciudad de ayer Edificios de ayer Costa Atlántica El Puerto Panorámicas Más panorámicas Otras panorámicas Folclore y Cumbre Peces argentinos Recetas pescados La Paella Los artistas Los hacedores Leone Tommasi Cabo Corrientes Faro Pta Mogotes Museo Ciocchini Club Náutico Asilo Unzué Velas 2010 El Socialismo Las Margaritas Grandes panorámicas El Bolillo El Croché

 

 

El asilo Unzué

AmpliarLa construcción del asilo Saturnino E. Unzué fue concebida por las hermanas Concepción Unzué de Casares y María de los Remedios Unzué de Alvear en el año 1906 cuando representadas por Dalmiro Iñiguez, comunican al comisionado municipal de Mar del Plata, don Juan José Urdinarraín, la intención de construir en la mitas S.O de la chacra 328 de propiedad de ellas, un asilo y sanatorio para alojamiento y educación para niñas pobres. El proyecto fue ordenado al arquitecto francés Louis Faure Dujarric. El constructor material del edificio fue Mauricio Cremonte segundado por el francés León Fragnaud con mano de obra de los recientes llegados en Mar del Plata. El interior fue a cargo de los talleres de Curzio Caponetti-Esegui en Roma comenzando al fin de 1909 y comprende solados, revestimientos de muros, fustes de columnas, capiteles, bases, orfebrería, herrajes y carpintería. . En el 1911, las hermanas Unzué donaron al Estado Nacional el edificio dedicado a la memoria del padre de ambas, don Saturnino Unzué. Fue inaugurado el  5 de marzo  de 1912 con la presencia del presidente de la Republica Roque Sáenz Peña y otras personalidades. Entre los años 1913 y 1927 hubo modificaciones y ampliaciones.

El edificio se desarrolla en forma de H, en dos niveles, siguiendo un estilo neobizantino inspirado en la Edad de Oro de Justiniano. Su cúpula tiene unos diez metros de diámetro con forma piramidal de tres arcos, una pequeña bóveda de cañón y un campanario con chapitel o aguja. Mármoles de Abisinia, de Carrara y del Proconeso (de la Isla de Mármara, utilizado en la capital bizantina, Constantinopla, especialmente en sarcófagos) componen y revisten columnas y  objetos sacros del oratorio de la Inmaculada Concepción de María Virgen. El púlpito en mármol de Carrara diseñado por Dujarric fue ganador del premio internacional en diseño, en Sevilla en 1910.

El Pantocrátor se inspira, no es copia, al de la Catedral de Santa Sofía de Estambul y al Pantacratore del Duomo di Monreale. Se enmarca en un fondo de mosaicos venecitas laminados en oro. Así podemos decir, haciendo honor al autor, que es el Pantocrátor del oratorio de la Inmaculada Concepción de María Virgen del Instituto Unzué.

Los materiales son lo más nobles de su tiempo, la proporciones bien equilibradas, el simbolismo religioso ajustado al antiguo y riguroso sentido canónico de la liturgia. El misticismo se expresa a través del follaje, animales, números e imágenes altamente espirituales. La gran cruz latina de la puerta central en roble de Eslavonia y finamente tallada está flanqueada por un follaje de acanto y coronada por la Rosa Mística de ocho pétalos, sobre un fondo de pequeño cuadrados dispuesto en cruz, entallados y ejecutados magníficamente con definido sentido religioso. La Rosa Mística de ocho pétalos simboliza la Inmaculada Concepción y la presencia del número ocho. El oratorio no posee baptisterio, pero sí, dos pilas para agua bendita con cuatro tortugas al pie que simbolizan la fuerza, la duración de la Iglesia y bordada con dibujos color encarnado, azul y blanco. La imagen de María Virgen realizada en un solo bloque de mármol de Carrara se ubica en una hornacina con un fondo de teselas doradas salpicadas con estrellas doradas de cinco y seis puntas.

El 16 de mayo de 1997 el edificio fue declarado Monumento Histórico Nacional. Desde hace unos dos años todas las partes del edificio corroídas por el tiempo y el aire salino están en restauración.

Para el turista, la visita al oratorio, debería ser una meta prevista.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Lea: EL ORATORIO del INSTITUTO SATURNINO E. UNZUÉ de don Félix de Ayesa - Publicación del 30 de noviembre de 1995 Año 3 n. 30 del Gabinete Marplatense de Estudios Regionales - Archivo Museo Histórico Municipal 'Villa Mitre'.

 

El Instituto Unzué, hoy.

 

 

El órgano

El órgano instalado en el primer piso con vista al oratorio desde un ventanal, es del fabricante francés de órganos Aristide Cavaillé-Coll (1813-1899), considerado el más destacado de su época por combinar ciencia y estética. Tras su muerte se hizo cargo de la empresa Charles Mutin. Alrededor de veinte órganos fueron traídos a la Argentina, la mayoría a Buenos Aires, sólo uno de ellos anterior a la muerte de Cavaillé-Coll, los otros en el periodo de Mutin, si bien empleaba a veces la placa 'A.Cavaillé-Coll' hasta 1910. El órgano del Unzué lleva la inscripción 'CH MUTIN MCMVI', o sea del 1906.

Hoy, solamente algunos de ellos siguen funcionando correctamente pudiéndose apreciar su hermoso sonido. Algunos fueron desmontados y vendidos, otros como el de la Basílica de Lujan y el mismo del oratorio, necesitan urgente restauración.

Lista de órganos en Argentina. 

 

Fotos del órgano del oratorio Unzué: David Merello.

Siguiente página

 

 

 

 

Pasee por los Sitios de La Cocina de Pasqualino Marchese

 

Principal ] Arriba ]

Enviar correo a  Contacto  con preguntas o comentarios citando lugar de residencia.
Todos los derechos reservados  La Cocina de Pasqualino Marchese

Última modificación: 29 de diciembre de 2016