Los Sitios de La Cocina de Pasqualino Marchese

 

El Horno de departamento de Héctor Leonardi

en el barrio de Caballito, Buenos Aires, Argentina

 

 

Estimado Pasqualino:

 

Mi nombre es Héctor, electrotécnico, buzo, contador renegado, ex pizzero y cocinero de los amigos...
Te escribo estas líneas desde la Ciudad de Buenos Aires, en el barrio de Caballito, digamos centro geográfico de esta ciudad.

Quiero compartir contigo a modo de agradecimiento mi experiencia con lo que hoy es la mayor satisfacción que he tenido como amante de la buena gastronomía.

 

Ya hace mucho tiempo rondaba en mis sesera el tema del horno de barro, quizás por esa ancestral atracción al fuego, ya que no había tenido experiencias directas con él, pero claro, hombre de ciudad, sobreviviente de la jungla de cemento, había tenido que conformarme con mi parrillita en el último piso del edificio de 8 pisos en donde habito.

 Pero hete ahí que, hombre decidido a darse los gustos, de emprender proyectos nuevos, culo inquieto le dicen..., me puse a investigar algo más sobre el tema...sólo por saber algo más. Y sucedió lo inevitable, tu hermosísima página despertó el rebelde y una mañana al despertar me dije...horno de barro en plena ciudad...y en edificio de departamentos..., una locura..., ¿y qué hay de malo en eso, ehhh?

 

Así fue que comencé la construcción del horno que si bien fue inspirado en conceptos básicos explicados de manera impecable en tu Web, tuvieron necesariamente, como bien lo has expresado en algún párrafo, el aporte del conocimiento, inspiración o imaginación propia.

 

No fue sencillo en medio de la ciudad la obtención de los materiales; todavía me río cuando recuerdo a un amigo del campo que vio la foto y preguntó... ¿me querés decir de dónde car%&@ sacaste el barro ? Justamente lo más lindo fue conseguir todo de arriba: ladrillos de demolición...saqueos a containers a cualquier hora...maderas de cualquier lado..., la tierra para el barro..., muchas gracias a la empresa encargada de la construcción de la autopista Luján - Mercedes que proveyó material de primera; ¡claro! los obreros sonreían y me miraban con cara de ...pobre gil... se lleva tierra para las macetas..., no le va a crecer ni un perejil...

 

A decir verdad se trata de un horno combinado leña - gas,  cosa que por supuesto puede usted señor constructor obviar si es que no sufre como yo el Síndrome Obsesivo de la Falta de Fuego...y viene con luz también (una bi-pin metida en un agujerito), eso es deformación profesional de técnico...

 

El encendido inicial estuvo a cargo de Antonella, fanática de los fuegos como el papi..., en realidad es una tarea que ha hecho suya...,el primer fuego de maderitas es de ella...,y es un momento de encuentro de familia que les recomiendo a todos, es sencillo, es simple, pero sublime.

 

Te adjunto fotos del proceso de construcción y de algunos resultados: te debo las fotos de las pizzas (marcharon de cancha, muzzarella, napolitana y fugazzetta) porque no dieron tiempo a sacarlas, como a las 3 de la mañana, panza llena corazón contento dije..., tendríamos que haber sacado fotos.... pero te mando algo de lo que es un mini asadito, como explicarte, ESPECTACULAR, no tiene comparación con la parrilla tradicional con la que tenía que lidiar con viento, frío, falta de fuego, chispas; todo un tema a estas alturas.

Carne crocante y jugosa, chori a punto, rapidísimo para empezar a picar, una entrañita para comenzar, ¡sin palabras! y todo con el maravilloso sabor de las brasas.

 

Pasqualino, agradecido siempre, y quedo a disposición tuya y de todos tus visitantes a la Web, que como yo en algún momento gracias a la inspiración de tu página se dieron la oportunidad de ser felices haciendo una de las cosas más bellas, que es cocinar para los queremos y ver sus caras de gozo mientras degustamos nuestro logro y brindamos por la vida. Un gran abrazo !
 
Héctor Raúl Leonardi  

hectorleonardi@hotmail.com

 

 

El Horno de Daniel Cuevas, de Melo, Cerro Largo, Uruguay.

 

Hola, Pasqualino.

Mi nombre es Daniel Cuevas, soy Uruguayo del departamento de Cerro Largo.

Primero que nada quiero agradecerte porque gracias a tu página pude terminar mi sueño  que era “MI horno de barro”.-

Siempre quise tener uno, pero vivía en apartamento y era imposible, hasta que construí mi propia casa y hoy mi horno ya es una realidad.

Bueno, te cuento, estuve averiguando acá en Melo  quién construía hornos hasta que  encontré a una persona que se dedica a esto entre otras cosas; me dijo el material que necesitaba lo compré y así se inició la obra.

Con medios ladrillos y una pasta de barro, paja y un poco de bosta de vaca lo terminamos. Y más te cuento, hoy 4 de febrero de 2008, le coloque la tapa:  ¡ahora, sí, se terminó!. Ya lo prendí 3 ó 4 veces para terminar de curarlo por dentro, y por supuesto que sin tapa. Luego con una provisoria hice mi primera carne mechada, unos muslitos de pollos rellenos, como veras en las fotos, y para terminar la infaltable pizza a la pala. Bueno no te puedo contar como... un manjar. (...)

Muchísimas gracias (...)

Un abrazo cordial

Daniel Cuevas

 

 

El Horno de Jorge, de La Floresta, Canelones, Uruguay

Estimado Pasqualino:

Le escribo desde la Banda Oriental (más precisamente desde La Floresta - Canelones) para contarle que la información de su página sobre el horno de barro ha permitido cumplir "el sueño del horno propio".
Había recopilado información al respecto pero faltaba el empujón final que en mi caso llegó cuando pude ver en su página las fotos de las distintas etapas de la construcción que uno de los participantes en la misma tuvo a bien remitirle. Tales imágenes me facilitaron mucho la tarea, a punto tal que la construcción del hornito resultó mucho más sencilla de lo que imaginaba.
Quedó "al pelo" y las pizzas andan volando. Ahora será cuestión de ir experimentando, (...)
Reciba pues el correspondiente agradecimiento y van algunas fotos para que, si es gustoso, se sumen a la galería de fotos de su página y puedan ser de utilidad
a algún otro que se anime.
Un cordial Saludo

Jorge
 

 

El Horno de Yesica y Abel Novillo de General Pico, La Pampa, Argentina.

 

 

Comentario:

Hola, (...) en estos momentos estamos con mi señora Yesica cumpliendo un sueño que teníamos al comenzar en hacer nuestro horno de barro, que era escribirle y mandarle las fotos para que se viera a través de
su pagina.

Desde ya muy agradecido. La idea comenzó de vacaciones de Río Negro veníamos planeando la construcción del horno, y cuando consultamos por Internet, encontramos esta página y la dimos vuelta completa y de ahí arrancamos con la construcción.

Preparamos el barro con tierra negra, bosta de caballo y viruta en dos tachos de aceite grande (...) luego decidimos que las medidas externas de la base fueran de 1.40 x 1.40. Con la ayuda de una vecina metida
levantamos las paredes, la base, el piso con varias botellas y frascos molidos, bastante sal, e finalmente el piso refractario.

Luego compramos una puerta de horno pizzero que viene con un termómetro, y comenzamos a levantar las paredes que en la primera parte empecé yo pero la que más trabajó fue mi señora que es la que se ensuciaba las manos. Le salio bastante bien, diría perfecto ya que no le dio bolilla al famoso hilo de guía, fue todo ojo, se ve que ve bien...

La chimenea es de una camisa del motor de un tractor. el cierre de la cúpula fue idea mía, pero, por supuesto, el dolor de espalda lo ligó Yesica para terminarlo Lo cubrimos, o sea lo revocamos y  le hicimos al lado una pequeña mesada. Estamos muy contentos con su finalización.

Atte. Lo saludamos (...)
YESICA Y ABEL 

 

Lo que ha significado para Abel la construcción del horno:

Gracias Sr. Pasqualino, dígame que le parece el horno y desde ya muchas gracias por todo, puesto que hay una cosa que no le comente, (...) hay momentos en una parte de cada año en la que la paso muy mal anímicamente, y esta experiencia fue un gran alivio, ya que fue calmándome hasta el punto de hacerme sentir muy, pero muy bien.
El tema de lo anímico pasa porque soy veterano de la guerra de Malvinas, y aunque no lo crea esta sencilla construcción me hizo replantearme algunas cosas como por ejemplo sentirme útil porque mi historia es larga ya que llevo 26 años luchándola.
(...)Mi agradecimiento a usted y a su pagina, esta ultima por el solo efecto de existir (...) A usted porque aunque no lo conozca se me hace una persona muy amable y respetuosa, ya que desde que le mandé los primeros mensajes me contestó como un viejo conocido sin serlo.
Gracias

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Atrás

 

 

Pasee por los Sitios de La Cocina de Pasqualino Marchese

 

Enviar correo a  Contacto  con preguntas o comentarios citando lugar de residencia.
Todos los derechos reservados  La Cocina de Pasqualino Marchese

Última modificación: 31 de octubre de 2017