Los Sitios de La Cocina de Pasqualino Marchese

 

El Horno de Barro de la Familia Valín

en Cipolletti, Río Negro, Argentina

 

¡Hola amigos!

Somos una familia de la Patagonia, más exactamente de Cipolletti Río Negro y éste es el hornito que con muchísimo esmero construyeron mamá Sandra, July, Nico, Ale y Bruno bajo la dirección técnica de quien escribe papá Rafael.

Antes que nada quiero agradecer a todos aquellos que publicaron sus experiencias y que me han servido de ayuda para poder llevar a cabo nuestro querido hornito.

La construcción de nuestro hornito fue una experiencia muy linda para toda la familia dado que cada uno aportaba algo y a la vez se sentía parte de un proyecto común.

No solo se compartía el trabajo, también se compartían las expectativas. Los chicos se imaginaban que comidas se podrían hacer en el horno, como se haría el fuego, que paso sería el siguiente la próxima semana, etc... Esto creo que no tiene precio y es la parte más importante de este proyecto.

Es más, creo que el hornillo pasó a ser un símbolo del trabajo compartido que de vez en cuando hecha humo en el fondo de casa y nos recuerda a todos que juntos podemos hacer muchas cosas.

Pasando a la construcción del horno, creo que no tengo mucho que aportar ya que toda la data la saqué de esta página y me baje todo, fotos las experiencias de otros constructores etc.

Sin embargo, verán un dato que va a facilitar muchísimo una etapa que según leí, fue la más difícil para algunos.

Tengo que aclarar que el yeite(truco) del clavito mágico me lo paso Miguel Rosetti, un amigo que hace hornos de barro que llegan a levantar hasta 1000 grados y son para hacer cerámica. Así que no es propiedad intelectual mía jauja.

Cuando le pregunté de donde lo sabía él, me dijo que era un dato común entre los constructores de hornos del sur. También me dijo que no era necesario poner en el fondo del horno ni vidrio, ni sal ni nada dado que muy rara vez la temperatura alcanza a pasar de la mitad del ladrillo. Pero yo por las dudas le puse de todo, no sea cosa que pase y me parta la loza.

Otra idea que me dio pero que no usé es la de poner como chimenea un ladrillo hueco. Según él queda de primera dado que el ladrillo se agarra mejor a la pared del horno.

Volviendo al yeite del clavito y el hilo, verán que es una pavada. Todo consiste en atar un clavito en la punta de un hilo (acá se llama hilo de atar frutales), ese clavo se mete debajo de un ladrillo ya pegado en la primer hilada, calculando que el largo sea un par de veces y media la altura del horno para poder atar los ladrillos que servirán de contrapeso.

Según mi amigo Rosetti con un par de hilos alcanzaba porque se pueden ir sacando y corriendo y aparte un hilo sirve para agarrar varios ladrillos pero yo le puse unos cuantos para no andar toqueteando mucho la construcción y evitar que se caigan o me tiren otro ya pegado.

Con el yeite del hilito quiero aclarar que se llega a cerrar por completo la cúpula del horno. Ya que cuando no entran más ladrillos enteros se sigue con pedazos hasta cerrar por completo la cúpula.

No hay que preocuparse por sacar los hilos, yo los dejé hasta que el horno secó y después metí a los chicos con una tijera para que los corten y los pedacitos que quedaron no pasaron del primer fuego.

Bueno espero que este detalle sierva para facilitar la construcción de futuros hornos. Quedo a disposición de quien quiera hacerme alguna consulta, ¡jajaja!

 

 

El hornito de la Familia Valín

  

 Nuestro mail: rafote2004@hotmail.com

 

Google
 
Web www.pasqualinonet.com.ar

 

Atrás al Horno de Barro

 

Pasee por los Sitios de La Cocina de Pasqualino Marchese

 

Enviar correo a  Contacto  con preguntas o comentarios citando lugar de residencia.
Todos los derechos reservados  La Cocina de Pasqualino Marchese

Última modificación: 12 de mayo de 2017