Los Sitios de La Cocina de Pasqualino Marchese

Principal Arriba Edith Gómez Índice Cocción alim Contenido

Provincia de Mendoza

Mi Buenos Aires Provincia de Salta Provincia de Jujuy Provincia de Mendoza Provincia de Córdoba Provincia de Tucumán Provincia de Catamarca Provincia de La Rioja Santiago Del Estero Provincia de San Juan Provincia de Entre Ríos El Litoral Provincia de Chubut La comida andina La comida patagónica

 

               

Empanadas mendocinas

Ingredientes                                                                                              

  • Masa:  1 kilo de harina, 300 gramos de grasa de cerdo (o mitad de manteca y   mitad de grasa), 350 cc. de agua con una cucharadita de sal.
  • Relleno:  150 gramos de grasa colorada, 700 gramos de cebolla picada, 500 gramos de carne cortada a cuchillo en cuadraditos, 4 huevos duros picados, 2 cebollas de verdeo, 100 gramos de aceitunas negras fileteadas, 1 cucharada de ají molido, pimienta, orégano, sal.

Preparación

  • Para la elaboración del relleno  se empieza a rehogar la cebolla picada en la grasa, una vez trasparente se agrega la carne picada a mano y se hace tomar color, luego la sal, el ají molido dulce, la pimienta y algo de orégano, Retirar del fuego y añadir la dos cebollas de verdeo bien picadas y las aceitunas negra fileteada.  Enfriar y hacer descansar este relleno unas cuantas hora en la heladera.
  • Para la elaboración de la masa se pone la harina sobre tabla dándole forma de corona y en el centro se vierte la grasa derretida y tibia. Se toma la masa y agregando la salmuera también tibia se trabaja el bollo hasta obtener una masa lisa y suave. Es tradicional hacer rollos de unos cinco centímetros de diámetro y hacerlos descansar una o dos horas al frío.  Al momento de hacer las tapas se corta el rollo de masa en tajadas de dos centímetros, se lo aplana con un palote hasta que quede un disco de 10/13 cms.  Se recorta con corta-pasta.
  • Para realizar el armado de la empanada, se disponen sobre la mesa varias tapas, se les acomoda una cucharada de relleno y  una cucharadita de huevo duro picado fino. Se mojan los bordes y se repulgan. Se hornean  a temperatura alta y previamente pueden pintarse con grasa derretida.

Pastel de papas mendocino

Ingredientes

  • Masa:  300 gramos de harina, 1 cucharada de grasa de pella, 1 taza de salmuera  tibia.  Relleno:  2 cebollas medianas, 1 cucharada de grasa, 350 gramos de carne picada, sal, pimienta, 1 cucharada de pimentón. 1 kilo de papas, 3 huevos, 70 gramos de queso rallado, 100 gramos de aceitunas verdes descarozadas, 3 huevos duros, azúcar y canela.

Preparación

  • En un bol mezclar la harina con la grasa de pella , agregar  salmuera tibia hasta obtener un bollo liso y consistente que extendido con un espesor de menos de un centímetro cubra el fondo de una fuente para horno.  
  • Relleno:  rehogar la cebollas picadas en la grasa, agregar la carne picada, sal, pimienta y pimentón. Cocinar unos minutos revolviendo hasta que la carne cambie de color y retirar de fuego. Mientras tanto hervir las papas con o sin piel y hacer un puré al cual se le mezclarán los tres huevos batidos y dos cucharadas de queso rallado.  
  • A la hora de armar el pastel, colocar el relleno de carne en el fondo de la fuente forrado con la masa, y arriba con  rodajas de huevos duros y aceitunas picadas. Terminar cubriendo con el puré de papas, alisar la superficie y espolvorear con azúcar y canela.  Hornear a temperatura media fuerte hasta dorar ligeramente. Hacer descansar un poco y servir porciones abundantes...

 

Los vinos de Mendoza

¿Qué nos preguntamos, cuando un catador observa a través del cristal transparente de una copa inclinada, el vino en su interior? ¿No será el resultado del esfuerzo, la sabiduría, la mucha paciencia, la artesanía y la ciencia de hoy día?

UvaDel color, el catador, releva los primeros indicios de la bondad del vino. En el color está buena parte de su historia: la perfecta adaptación de la cepa al suelo y al clima, la acertada poda para conseguir bayas de alta calidad con una correcta maduración del racimo abrazado intensamente por el sol de Mendoza.

Un gran médico científico, Luis Pasteur, decía que el vino es la bebida más sana y saludable de todas las que existen. Otro gran médico, argentino, René Favoloro, decía que una o dos copas diaria de vino tinto previenen el riesgo de enfermedades cardíacas.

Tomar una copa de vino implica conducta y postura, gestos y actitudes que siempre delatan la cultura del buen beber y  es signo de bienestar y buen comer. 

Los países productores de vino, como Italia, España y Argentina, nunca manifiestan graves problemas sociales de alcoholismo o simplemente de embriaguez.

Sin restar la importancia que merecen provincias como Salta, La Rioja, San Juan y otras,  Mendoza simboliza la provincia por excelencia, productora del mejor vino argentino.

En los últimos veinte años, con la incursión de los amigos de Don Mac, y respectiva difusión de horribles botellas de plástico cada vez de mayor capacidad llenas de aguas azucaradas y de colores atractivos, el vino mermó en producción y consumo. Pero, nuestros hombres de las viñas,  no se dieron por vencidos y reestructurándose se adaptaron felizmente a los tiempos críticos de los años noventa: se cambió cantidad por calidad.

En el mercado nacional aparecieron nuevas y atrayentes etiquetas en botellas con excelentes contenidos, cosechando premios en el exterior que solamente desde hace tiempo atesoraban los europeos.

En Argentina, hace cuatro siglos, fue un fraile mercedario, a introducir la vid en la provincia de Santiago del Estero. Desde allí, se difundió progresivamente en las tierras semiáridas del País. Las tierras cuyanas, su clima y sus habitantes de origen mediterráneo,  se conjugaron para lograr excepcionales cepas y más extraordinarios vinos. 

Para los blancos podemos destacar la cepa Chardonnay, de mayor calidad, con la cual se elaboran vinos ricos y equilibrados con aroma y sabor persistente. BodegaCon la Sauvignon Blanc se logran vinos con destacada personalidad, sabor a hierbas, secos y ácidos.  Para los vinos tintos la cepa criolla Malbec, ya reconocida mundialmente, da vinos de gran cuerpo, intenso color y óptima acidez. La Cabernet Sauvignon genera un vino con fuerza y presencia, aroma intenso y por lo tanto rey sin dudas de los tintos.  Con la Merlot se obtiene un vino más tenue de carácter que el anterior, suave y ligero. Con la Shirah se logra un vino de color intenso, especiado, con un dejo de sabor en la boca.

Alguien continuará esta historia cuando Ud. visitará Mendoza y sus bodegas famosas o no tan notorias, donde podrá degustar los mejores vinos de Argentina.

No me despido sin antes ofrecerles una receta en donde el vino es preponderante en la preparación.

 

Peras al borgoña - Muchos "chefs" arruinaron esta receta tan sencilla con complicadísimos firuletes. Nosotros la describiremos tal cual me la sugirió  una dama mendocina, cuyo nombre es simplemente María. 

Ingredientes 

  • 6 peras tipo Packman's (duritas), 150/200 gramos de azúcar, 1 rama de canela y/o una cáscara de limón, 1 botella de 70/75 cl. de vino tipo borgoña de calidad, (no necesariamente caro).

Preparación 

  • Pelar las peras dejando los rabillos, recortar la bases para que queden bien paradas. En una cacerola de borde alto, acomodar las peras , verter el vino, agregar el azúcar , la ramita de canela y/o  una cáscara de limón fresco.  Llevar a ebullición sostenida para que el hervor envuelva las peras, es preferible tapar el recipiente, cuidando de no consumir todo el vino antes de estar tiernas, cosa que constatará con la penetración de un palillo en cada una. Debe quedar un almíbar espesito y la cantidad justa pasta mojar cada pera con una cucharada el el momento de servir. Esta es la única dificultad para realizar este postre, así que no se aleje de la cocina.  Dejar enfriar y guardar en heladera en un bol de vidrio. Pueden servirse sola con una cucharada de almíbar o si quiere lucirse con sus invitados, corte cada pera por la mitad, saque lo duro de parte central, corte longitudinalmente no del todo y aplaste levemente con con los dedos  para que se forme un abanico. Así que ponga dos media peras, con la forma indicada,  en un plato, moje con el almíbar de vino y coloque a lado una buena cucharada de crema chantilly, espolvoree con cacao amargo, etc., etc.....Toda su imaginación puede estar presente en este contundente postre.

 

 

Volver

Pasee por los Sitios de La Cocina de Pasqualino Marchese

 

Principal ] Arriba ]

Enviar correo a  Contacto  con preguntas o comentarios citando lugar de residencia.
Todos los derechos reservados  La Cocina de Pasqualino Marchese

Última modificación: 17 de agosto de 2017