Los Sitios de La Cocina de Pasqualino Marchese

Principal Arriba Edith Gómez Índice Cocción alim Contenido

Las nabizas

Las lentejas Los porotos Los garbanzos El tomate La cebolla El ajo y el puerro Las berenjenas Coliflor Brócoli Las nabizas Los zapallos La papa Los pimientos Las espinacas La palta

 

¿Por qué los argentinos rechazan lo que la naturaleza

ofrece con tanta prodigalidad?

Las nabizas

Hoy por la mañana, el joven verdulero de nuestro barrio, con una sonrisa de triunfador, me acercó un atado de hermosas nabizas. Las había conseguido con el arte del convencimiento de su quintero y proveedor. ¡Un victoria realmente, y esta vez,  no se le iban a marchitar!

Libres por los campos, al costado de todos los caminos de la gran pampa argentina, las nabizas profusamente crecen en estado natural. En este mes de julio, usted puede cosecharlas hasta con sus delicadas manos poco avezadas a la huerta: son suaves, sanas, gigantescas, sin inflorescencias amarillas. En otros lugares del viejo mundo son llamadas 'cime di rape'.

Hay diferencias: las de las tierras peninsulares mediterráneas, tienen un sabor amargo, de hojas y tallos algo duros; la naturaleza de este sureño suelo ha suavizado su amargor,  son más altas, más domesticas, tiernísimas, y limpitas, casi no necesitarían lavado...

Pero, muy pocos conocen las nabizas.  Es un regalo de Dios que todos pueden coger con sus manos.. De todos modos se pueden comprar en una verdulería a un precio simbólico.

La manera de preparar las nabizas es generalmente muy sencilla porque actúan por si mismas, no se prestan a salsas complicadas; se adaptan a compañías muy sanas como el aceite de oliva, el ajo, el limón, la pasta, el peperoncino...

Por lo tanto las recetas de los platos que se preparan con ellas son asequibles, económicas y sanas.

Mostacholi con nabizas - Tortiglioni con cime di rape

Ingredientes - Uno o dos atados de nabizas según tamaño, sal. Aceite extra virgen de oliva o en su defecto uno bueno de girasol, un diente o dos de ajo, una cucharadita de pimentón picante o un peperoncino fresco o seco. Medio kilo de tortiglioni alias mostacholi. Queso rallado tipo pecorino sardo a discreción.

Preparación - Limpie las nabizas de algunas hierbas no deseadas, deseche los tallos más duros, lávelas y córtelas grosamente.  Cocínelas en abundante agua con una cucharada de sal gruesa hasta que se noten tiernas, eche la pasta y cuele apartando un poco de agua de cocción. Mientras tanto, a parte en una sartén grande o cacerola mediana, sofría el ajo en una cantidad generosa de aceite, agregando el peperoncino o la cucharadita de pimentón picante. Incorpore la pasta con la verdura colada y algo de agua de cocción si se necesitara. Mezcle bien sobre fuego y sirva la opción del queso rallado arriba.

Los mostacholi pueden sustituirse con orecchiette y fusilli secos o hechos a mano frescos y caseros.

 

Nabizas hervidas con aceite de oliva y limón

Ingredientes - Dos atados de nabizas, sal, aceite de oliva, de maíz o girasol, limones. Un diente de ajo.

Preparación - Limpie, lave, corte e hierva las nabizas en abundante agua con una cucharada de sal gruesa. Cuele dejando algo de agua de cocción, sirva caliente condimentando con aceite y jugo de limón. Opcionalmente puede perfumar, al servir, con un diente de ajo cortado en rodajitas o machacado.

 

Nabizas hervidas salteadas en aceite de oliva y ajo

Ingredientes - Dos atados de nabizas, sal, aceite de oliva, uno o dos dientes de ajo, pimienta, pimentón picante o peperoncino. Aceitunas negras. Opcionalmente cien gramos de queso tipo sardo.

Preparación - Limpie, lave, corte e hierva las nabizas en abundante agua con una cucharada de sal gruesa. Cuele dejando algo de agua de cocción. En una sartén ponga a sofreír los dientes de ajo fileteados con el peperoncino o agregando el pimentón sin que se queme. Siga con las aceitunas negras y las nabizas hervidas, Saltee y mezcle bien. Si no ha empleado peperocino o pimentón, espolvoree con pimienta molida al saltear o en su plato servido. Puede armonizar el salteado con los cien gramos de queso tipo sardo cortados en cuadraditos.

He llegado a enamorarme de la nabiza (menos mal que es femenina) pues la considero una de la más fina verdura ey ruego que ningún chef haga lo mismo: estaríamos perdidos. Se impondría en la 'elite' gastronómica, aumentaría el consumo y se cultivaría en invernaderos, intervendrían los ingenieros que le alterarían la genética y terminaríamos como en el caso de la salvaje rúcula, ¡irreconocible!

 

 

Pasee por los Sitios de La Cocina de Pasqualino Marchese

 

Principal ] Arriba ]

Enviar correo a  Contacto  con preguntas o comentarios citando lugar de residencia.
Todos los derechos reservados  La Cocina de Pasqualino Marchese

Última modificación: 17 de agosto de 2017