Los Sitios de La Cocina de Pasqualino Marchese

Principal Arriba Edith Gómez Índice Cocción alim Contenido

Las tradiciones

El orujo Cocina y orujo La matanza La Magdalena Nuevas Las tradiciones Carracedelo

 

Nun hai amor más sinceiru que l'amor pola comida

George Bernard Show

En esta página quiero evidenciar la permanencia de las tradiciones de los que  habitan establemente en Villadepalos y de aquellos que viviendo a veces muy, muy lejos están igualmente cerca, haciendo honor a viejas y sanas costumbres. También quisiera que esto se reflejara en un intercambio de imagines de parte de todos, no importa en que País residan, referentes por ejemplo a la vendimia, a la cosecha de castañas, etc.. Y con los frutos del amoroso trabajo de ellos siempre presentaré la oportuna receta.

Galería de Las hortelanas

En Mar del Plata

.

Huerto familiar de Carlos, Esther y Carmen

 

El nuevo huerto con vivero

 

Desde esta miniatura baje la panorámica de la casa de los hortelanos, Esther, Carmen y Carlitos. Es una fotografía de gran tamaño, tenga la paciencia de esperar que se forme enteramente. ¡Vale la pena!

 

Las recetas

Arroz con frutos de huerta - En verano y en su huerto no pueden faltar los pimientos verde, rojos o amarillos, los tomates, la albahaca y las berenjenas. Con estos frutos, el aceite de oliva que descansa a la sombra de su fresca alacena, algún diente de ajo, el pimentón que le regaló la tía, alguna hebra de azafrán español y  un buen arroz, les propongo la más sencilla de las recetas, muy rica por cierto por naturaleza propia.

  • Ingredientes - 50 cc. de aceite de oliva, 2 dientes de ajo, 1 berenjena, 1/2 pimiento verde, 1/2 pimiento rojo, 6 hojas de albahaca, 2 tomates medianos, 1/2 cucharadita de pimentón dulce o picante, algunas hebras de azafrán, sal.!/2 kilo de arroz, caldo o agua.

  • Preparación -  En una cacerola mediana, ponga el aceite de oliva y el ajo picado a rehogar. Enseguida agregue la berenjena cortada en cuadraditos con o sin piel (yo la prefiero con la negra y reluciente vestidura), los pimientos cortaditos, el tomate cortado, la albahaca picada, el pimentón de su gusto y las hebras de azafrán, Deje cocinar hasta que los vegetales se noten tiernos. Entonces agregue el arroz, revuelva bien, incorpore una cantidad de caldo o agua caliente algo más del doble del volumen del arroz y deje cocinar a fuego lento, sin tapa, por el lapso aconsejado por la compañía envasadora del mismo. Reserve algo de caldo o agua en el caso que se necesitara para agregarlo durante la cocción. Un buen arroz, generalmente, se cocina en 17/18 minutos. Una vez apartada del fuego la cacerola con el arroz, deje descansar cinco a diez minutos cubierta con un paño de cocina. Sirva espolvoreando con un buen queso rallado elaborado en la "fabriquita"  legalmente habilitada del vecino.

Tortilla Las Margaritas  -  Con el nombre de esta receta he querido homenajear el lugar donde se ha adaptado y desarrollado perfectamente una semilla de cucurbitáceas sin otro cuidado que el de ponerle arriba un poco de tierra fértil de estos parajes argentinos; más detalladamente en la ubicación cuyas coordenadas son  Lat.  37º 54’ 30,8” S   y   Long.   57º 35’ 45” W  y 19 metros s.n.m. ¿Qué tal? En la imagen de la galería puede usted constatar la bondad del resultado. Y con la ampliación de los quehaceres de nuestras distinguidas hortelanas, la tortilla está integrada por huevos provenientes de gallinero propio. En síntesis, una tortilla con todo el sabor de lo verdadero: perceptible, delicado y nuevo.

  • Ingredientes  - 6 huevos frescos de granja, 1 cebolla mediana, alrededor de 800 gramos de calabaza, 1/2 tomate perita, 3 hojas de albahaca, sal, 1/2 cucharadita de ají molido, pimienta. Aceite.

  • Preparación -  En una cacerola mediana, ponga juntos la cebolla cortada, la calabaza con o sin piel en daditos, el ají molido, algo de sal y un chorro de aceite abundante. Haga rehogar, con tapa, hasta que la calabaza esté tierna. Cuele el exceso de jugos que se formaron durante el rehogo y entibie. Bate ligeramente los seis huevos, agregue lo colado, el medio tomate en pequeñísimos trozos, la albahaca picada, algo más de sal y un poco de pimienta negra molida. Caliente una sartén mediana de teflón, póngale un poco de aceite, caliente a punto y verse la mezcla. Déla vuelta cuando cuaje por arriba. Si posee un gratinador, no es necesario el incierto manejo de dar vuelta la tortilla, directamente gratine la parte de arriba y listo.

 

 

.

Frutos frescos genuinos de un huerto marplatense

Además, en Las Margaritas, distante apenas 2600 metros de la entrada del Aeropuerto de Mar del Plata, sobre Autovía 2, puede visitar la iglesia de San Martín de Porres, una hermosa construcción al mejor estilo marplatense. Y creo también que su asistencia a misa, al menos un domingo a cada tanto, sería oportuna para no dejar solitos al cura y asistentes, sobresaltados por un 'turista' como yo...

 

   Barrio Las Margaritas Iglesia San Martín de Porres  Barrio Las Margaritaa Iglesia San Martín de Porres Interior

Pimientos de Padrón: una novedosa aparición en el huerto de Esther.

Enero en Mar del Plata, con un caluroso verano y tiempo de cosechar los primero frutos del huerto de Carlos y Esther. Con una novedad este año: los afamados pimientos de Padrón. Algunos gallegos dicen que no se dan nada igual en tierras ajenas, ¡macanas! Verdes y flamantes venían en la cesta, con otras apreciadas primicias, del brazo de la hortelana. Todo un honor para mí.

Todos los pimientos son originarios de América y sus semillas especialmente del tipo que estamos hablando fueron traídas por los frailes franciscanos mediando el siglo XVI. Las condiciones del clima de la pequeña localidad de Padrón, en Galicia, el terreno y la pericia de sus comarcanos, convirtieron el original en una inimitable y pequeña delicia. También el cultivo prosperó en Santa María de Herbón y las riberas del Ulla. No se venden por kilo, sino por cientos, aunque en el comercio se envían por gramos y declarando su cantidad en numero. El hechizo de estos pimientitos está en que un diez por ciento promedio sale picante, es su gracia… En los de Esther ni uno salió con la característica agresiva mencionada. Dulces, tiernos, carnosos y sabrosos.

En los lugares de origen suelen comerse fritos y quemaditos, acompañando pececitos también fritos como los jurelitos una especie de sardina joven, tortilla de papas, carne de cerdo. El rabito no suele sacarse, sirve para llevarlos a la boca. Para otros es conveniente eliminarlos y comerlos por dos con un tenedor o un pincho. Los finolis no suelen untarse los deditos…

 

  • Receta -  Dada la lejanía hemisférica y nuestro estomago poco avezado a las frituras intensas, y porque no, al prohibitivo acceso al aceite de oliva, me alejaré algo de la costumbre padronés de preparar los pimientos, cosa que he notado también en un eximio interprete de la gastronomía española, de cuyo nombre no quiero acordarme…

  •  Preparación: Lave y seque bien los pimientos. Ponga a calentar  una sartén con un buen chorro de aceite de oliva y dos dientes de ajo pisados,  y eche las verdes guindillas. Saltee por unos segundos, tape un ratito, descubra otra vez hasta notarlos tiernos. Échele unas gotas de vinagre. Retírelos con su líquido y condimente con granos de sal marina, justo para sentirlos enteritos en la boca. Sobra decir que no debe faltar un buen blanco y pan casero. Y si encontrara algunos picantes, una clásica put… le está perdonada.

 

                

Romero, chaucha, pimientos de  Padrón, albahaca, apio verde, pimientos rojos y verdes, mejorana, berenjenas negra, blanca veteada, tomates rojos y amarillos.  Tomates amatillos

 

El goce de un hortelano

Sí, queridos lectorcitos, en los primeros años de mi varia y complicada existencia he sido labriego: he manejado millares de veces la azada, el almocafre, la hoz y otros muchos instrumentos de labranza; y he confiado el grano de oro del trigo, o el grano de topacio del maíz a la generosa madre tierra, y la he visto devolverme al poco tiempo el ciento por uno; yo he sepultado el hueso, que es como quien dice el esqueleto del albaricoque o de la guinda que había comido, y luego he visto brotar un verde tallo por el agrietado suelo que cubría aquella fosa y convertirse el tallo en tronco, y vestirse el tronco de hojas y flores, y trocarse las flores en frutos tan bellos y tan ópimos como los del primer año de la creación; yo he plantado el árido sarmiento que, andando los años había de ser lujosa parra y darme fresca sombra y apretados racimos; y he comido pimientos y tomates de las matas que planté y cultivé, cebollas, ajos, calabazas y pepinos sembrados por mí.

Pedro de Alarcón     

Almocafre: Instrumento que sirve para escardar y limpiar la tierra de malas hierbas, y para trasplantar plantas pequeñas. Ópimo:  Rico, fértil, abundante

 

Mensajes de los "hijos" de Villadepalos

Quiero incluir en este espacio los mensajes de los descendientes de los que un día emigraron buscando mejores oportunidades, por considerarlos un lazo con la tradición. Estos jóvenes llevan en su interior la misma nostalgia con la cual sus padres lloraron lagrimas furtivas en soledad. El mejor lugar para vivir es siempre el lugar donde uno nace...

 

Mensaje de "Giorgio" desde Madrid, recibido el 8 de octubre de 2003

Hola amigos,
hace tiempo que leo vuestra página, pero nunca hasta ahora me había decidido a escribiros. Yo no nací en Villadepalos, lo hice en Madrid, pero me siento uno más del pueblo. Mis padres y abuelos sí son de allí, y en cuanto tenemos un fin de semana largo o vacaciones, nos escapamos unos días. Solemos decir que no valoras bien las cosas hasta que no las pierdes, y en ese sentido, los que estamos fuera de nuestro pueblo, de nuestra tierra, sentimos una especie de pérdida cada vez que volvemos a nuestras casas. Aquí en Madrid estamos unos cuantos villadepalenses, y solemos juntarnos los fines de semana para jugar al fútbol, tomarnos algo...y hablar del pueblo. Y todo el mundo nos dice lo mismo "se no que os tira la tierra...".

Es fantástico poder entrar en Internet y encontrar textos, fotos o noticias de Villadepalos, y por eso creo que merecéis la más sincera felicitación de todos los que formamos parte de él. Los que estamos fuera, por tener la oportunidad de recrearnos en los recuerdos, y sentirnos un poquito más cerca. Los que viven en el pueblo, porque tienen un escaparate al exterior. Y todos juntos por ver que, gracias a gente como vosotros, se nos puede conocer un poco más desde cualquier lugar del planeta. ¡¡Que todo el mundo sepa cuál es el mejor pueblo del mundo!! (...¿que culpa tenemos nosotros de que sea así?...jejeje). Un saludo a tod@s los que se asomen por aquí.

Giorgio.

P.D.- Como no me conocéis la mayoría, daré referencias: mi madre es Sary, del Barrio de Abajo, y es hija de Piedad (hija de Manuel 'el Lipende' y Felisa) y de Eliseo (hijo de Jovino 'el Lechero' y Felicitas, de los 'raños'). Y mi padre es Paco, del Barrio de Arriba, hijo de Matilde (hija de Paco y Teresa...no tenían mote...) y de Pedro (es de Villafranca, pero fue jefe de estación en Toral y en Ponferrada). Mi nombre es Jorge Yebra Blanco y tengo 28 años.
gioyebr@yahoo.es

 

Pasee por los Sitios de La Cocina de Pasqualino Marchese

 

Principal ] Arriba ]

Enviar correo a  Contacto  con preguntas o comentarios citando lugar de residencia.
Todos los derechos reservados  La Cocina de Pasqualino Marchese

Última modificación: 31 de octubre de 2017