Los Sitios de La Cocina de Pasqualino Marchese

Principal Arriba Glosario Índice Novedades Contenido

Los hacedores

Una historia La Belle Époque La Ciudad de ayer Edificios de ayer Costa Atlántica El Puerto Panorámicas Más panorámicas Otras panorámicas Folclore y Cumbre Peces argentinos Recetas pescados La Paella Los artistas Los hacedores Leone Tommasi Cabo Corrientes Faro Pta Mogotes Museo Ciocchini Club Náutico Asilo Unzué Velas 2010 El Socialismo Las Margaritas Grandes panorámicas El Bolillo El Croché

 

Alejandro Bustillo y sus primos

No soy arquitecto, por lo tanto no tengo autoridad para que usted tome muy en serio lo que voy a expresar, pero tengo la libertad de hacerlo... Y por esta  razón, me animo a defender a un gran arquitecto argentino que realizó obras emblemáticas en su País, en la mitad del pasado siglo: El completo Casino - Hotel Provincial en Mar del Plata, El edificio municipal de Mar del Plata, el hotel Llao Llao cerca de la Ciudad de Bariloche, el Banco De La Nación Argentina, y un número considerable de obras menores como casas, chalets, su propia residencia llena de luces y sombras venecianas.

Desde mi llegada a la ciudad de Mar del Plata, no me he alegrado nunca escuchando a alguien hablar bien de Bustillo, ni los mismos arquitectos: lo destronan, lo vituperar, se burlan. Suele pasar como a todos los honrados hombres argentinos... Y yo me he pasado horas mirando las alturas de los dos bloques arquitectónicos frente al mar. Sólidos, imperturbables, rodeados de sol y de mar. Sus ladrillos intactos, sus lacas perfectas, ninguna descolgada, solamente el descuido o el total y ausente mantenimiento, han malogrado la caída de sus ventanas... Los dos gigantes hace más sesenta años que dan todo de si mismo a concesionarios inescrupulosos e improvisados, directores provinciales sin recursos, sucesos artísticos de pésima calidad. Se los ha ahogado, y casi ocultados sus frentes con espantosos edificios de departamentos para el turismo de masa y con una manzana de precarios comederos, los cuales gracias a la luz de un destronado intendente de origen italiana, esos esperpentos no existen más: han sido demolidos por el fragor de la última tecnología de implosión y en su lugar se ha construido un hermosa plaza de aguas, fuentes y palmeras.

De mis observaciones domingueras, cuando el trabajo me concede un gratificante paseo costero, he podido deducir  una constante en toda la estructura de los dos bloques : manifestar u ocultar un misterioso encanto de los números y en especial manera de los números primos. En su altura como en su largo, se imponen los primeros números primos de la infinita serie que los contiene. Se llaman primos los números que tienen como divisores el uno y a sí mismo. Así por ejemplo son primos, el uno, dos, tres, cinco, siete, once, trece, diecisiete, diecinueve, veintitrés, veintinueve, treinta y uno, treinta y siete, etc.. Lo mismo me ha pasado observando el Palacio Municipal, otra obra del inconsiderado arquitecto. ¿Será pura casualidad? Yo creo que no.

 

Las moles

Complejo Casino - Hotel Provincial 1939-1946 (1)

Complejo Casino y Gran Hotel Provincial: Vista desde la Plaza Colón (14)

Complejo Gran Hotel Provincial desde la playa (3)

Complejo Casino desde el muelle (4)

Complejo urbanización - "Barcitos" Pileta cubierta (5)

Pileta cubierta costado sur (6)

Complejo Gran Hotel Provincial lado sur (7)

Complejo Gran Hotel Provincial Frente al Boulevard (8)

Complejo Gran Hotel Provincial Frente lado norte mirando la plazoleta Almirante Brown (9)

Complejo Casino lado sur mirando la Plazoleta Almirante Brown (10)

Complejo Casino sobre el Boulevard (11)

Complejo Casino lado mirando al norte (12)

Complejo Casino Frente a La Fuente del Milenio (13)

 

Mientras usted toma un debido descanso para hacer frente a una descripción que le puede resultar aburrida o pesada, la invito a realizar un plato incluido en el menú de cierre del Hotel Bristol, símbolo de la Belle Époque marplatense. Seguramente en esta "última cena" el señor Bustillo fue invitado, máxime por encontrarse en pleno sus trabajos en el Complejo Casino.

 

 

Sopa crema de lechuga

Ingredientes: 1 cebolla mediana cortada, 47 gramos de manteca, 2 papas mediana, 1 lechuga mediana tipo criolla, caldo disponible de verdura, 199 cc. de crema de leche fresca, sal y pimienta, nuez moscada.

Preparación: En una cacerola mediana poner a rehogar la cebolla cortada con el trozo de manteca, añadir luego las papas peladas y cortadas en trozos y 617 cc. de caldo. Cocinar unos diez minuto y agregar la lechuga limpia y cortada, reservando el corazón. Salpimentar, rallar algo de nuez moscada y continuar la cocción otros 13 minutos a fuego suave. Licuar todo un un minipimer o en procesadora, reponer al fuego y agregar la crema de leche. Regular de condimentos, el espesor, y servir en platos hondos con un poquitos de corazón de lechuga cortada finísimo. Acompañar con cubitos de pan tostado o fritos.

 

Arquitectura con números primos

En la foto 1  se muestran los dos complejos Casino y Gran Hotel Provincial de frente al mar y en la 14 de frente al Boulevard Marítimo Patricio Peralta Ramos.

En la foto 4 se muestra el primer bloque, el Casino de Mar del Plata construido entre el 1938 e inaugurado el 22 de diciembre del 1939. La nueva Rambla fue inaugurada el 27 de diciembre del 1941. Este edificio ostenta cinco líneas generales de aberturas: los pórticos,  una de majestuosos ventanales, una en este caso ciegas, otras sencillas y la última terminando en mansarda. En este frente puede notarse un conjunto de volúmenes que avanzan y retroceden, todos con aberturas que responden a una disciplina matemática bien preconcebida: la de los números primos. En efecto se observan tres sub líneas de ventanas, luego siete, tres, una, tres centrales, y otra vez una, tres, siete y tres. Se deduce que la suma de todos estos números es 31 y se trata de todos números primos.

En la imagen 3, la mole casi gemela del complejo Casino, el Gran Hotel Provincial, tiene el mismo número, o sea 5, de líneas aparentes de niveles externos, con volúmenes que muestran la misma secuencia de aberturas, primero tres, luego siete, tres, una, tres centrales, y siguen a la derecha otra vez una, tres, siete y tres. La suma de toda la línea de  pórticos y aventanamiento superior  es siempre 31. Otra vez se ha armonizado esta gran fachada con números primos.

En las imágenes 9 y 10 vemos como los costados internos de los dos bloques se miran separados de una plaza 'seca', hoy plazoleta Guillermo Brown, simétricos y especulares, con una pequeña modificación en los arcos de la parte volumétrica central los cuales pasan de arcos escarzanos a rectos, como para darles menos importancia por tratarse de una vista a un 'patio'. Con ese espacio, pero, no se ha ocultado la vista al mar de la plaza Colón, su ventilación, proyectando un canal obligado para el acceso a las playas centrales.

En la foto número 5, continuación y fin de la Rambla, y el resto de las obras concernientes a la pileta cubierta, vestidores y locales para el comercio gastronómico, luego cariñosamente llamados 'barcitos' y el espacio delantero 'pasarela', en su frente mirando las dulces olas del verde mar, sus carpas y sombrillas multicolores se notan las columnas que conforman 31 aberturas (la última a la derecha ha sido tapada por un horrible murito con una espantosa ventanita). Así que tenemos un conjunto de 31 aberturas repitiéndose tres veces en frente al mar... ¿Es casualidad? ¿O armonía?

Dando la vuelta a la plazoleta anfiteatro, nos encontramos con una hermosa escalinata, acceso a la rambla, cuyo número de peldaños son de trece más trece haciendo  el descanso de comodín.

Continuando como para salir mediante otra escalinata hacia el Boulevard, encontramos el frente que da acceso a la pileta cubierta, cuya columnata da forma a once aberturas con relativo porticado.

¿Y cuantos peldaños tiene la empinada escalinata de acceso al Boulevard?

Pasando a la fachada que da al sur del complejo del Gran Hotel Provincia, representada en la imagen número 7. podemos observar siempre la misma secuencia: tres grupo de ventanas en cinco niveles, otras siete, y tres más. Total 13. Otra vez los números primos dan representación a esta vista.

Pasando a los dos frentes, del complejo Hotel Provincial y Casino, nos encontramos con algunas irregularidades, por el hecho que estos dos frente tienen distintas medidas que los que dan al mar. Así que en las partes entrantes se opta por no distorsionar las medidas de la ventanas, pero sí el numero esta vez es par. Pero, no todo estará perdido...la sorpresa de estas anormalidades sirven para un final sorprendente.

En la foto número 8 vemos la secuencia de tres, nueve, tres, dos, uno, tres centrales, otra vez uno, dos, tres, nueve y tres. Total 39, que no es primo.

Avanzado para el frente al complejo Casino de la foto número 11, encontramos el mismo orden tres, nueve, tres, dos, uno, tres centrales, uno, dos, tres. nueve y tres. Total 39.

Y por ultimo mirando el costado norte del Complejo Casino, de la imagen número 12, la 'irregularidad' consiste en la parte centrales con ocho aberturas y tres laterales, con este orden: tres, diez y tres. Total 14, que no es primo.

Consideramos ahora todo el conjunto de las aberturas del primer bloque, el del Casino, que son 101. Otro número primo.

Consideramos todas las aberturas del segundo bloque, el del Hotel Provincial, que son 90...qué pena, no es primo. pero...

Consideramos las abertura del tercer bloque, barcitos y pileta en planta baja, son 31 más 11, es decir 42, que no es primo, pero.

Sumemos todo, 101, 90 y 42, da 233. Que es primo. ¡Cómo ve, no todo estaba perdido!

Ahora vamos a considerar otra vez las regularidades y las irregularidades de tos los frentes...Empezamos por el lateral que da a norte del complejo Casino: notará en el tercer nivel de izquierda a derecha once ventanas ciegas y tres reales con la parida central de ocho que no es primo. Pero el total de lo real, es decir de todas las ventanas reales es de 59, las otras fingidas de 11. Otros números primos.

Me detengo en este punto para  que usted tenga la posibilidad de convertirse en investigador o descubridor de una gran obra que desde sesenta años es vista obligada de Mar del Plata para el mundo. Ojalá eso sirva para dar al complejo la categoría que merece, el cuidado, fomentar la concentración de importantes eventos culturales, sociales, comerciales e internacionales.

Pero, como no hay cultura sin amor, amor sin comida, les propongo esta receta que creo hubiera complacido mucho a Bustillo.

 

 

Minestrón de primos

Este minestrón es preferible hacerlo durante el mes de noviembre y principio de diciembre cuando disponemos de todos los elementos frescos y si es posible provenientes de nuestro propio huerto.

Ingredientes: 7 cebollas de verdeo, 61 cc. de aceite de oliva, 101 vaina de arvejas frescas, 53 vainas de habas frescas,  3 zanahorias chicas, 2 papas medianas, 3 tomates peritas, sal, 5 hojas de albahacas, 1 cubito de caldo de carne o verdura. Agua, sal, pimienta. 307 gramos de pasta seca tipo dedalones o coditos, 103 gramos de queso rallado.

Preparación: En una cacerola grande rehogue en el aceite de oliva, las cebollas de verdeo, limpias y cortadas. Agregue las arvejas y las habas libres de las vainas, la tres zanahorias, las dos papas  y los tomates, todo cortado en diminutos cubitos,  las cinco hojas de albahaca picada, el cubito de caldo y alrededor de 1493 cc. de agua y una cucharadita de sal fina. Llevar a la ebullición y dejar cocinar hasta que los vegetales estén tiernos, entonces echar la pasta y esperar que esté al dente. Servir en platos hondos espolvoreando con abundante queso rallado y pimienta.

 

Digamos que el plato de arriba se adapta para un mediodía o una cena, después de atareadas directivas. Este otro que les voy a proponer es para un merecido descanso, un domingo lleno de luz y sol,  frente a la costa atlántica, de espalda al monumental complejo, y con la zozobrante atracción de hermosas jóvenes desfilando antes sus penetrantes ojos.

 

'Spaghetti' con salsa fría de morrones

Ingredientes: 457 gramos de 'spaghetti' o 'tagliarini', 3 tomates grandes y maduros, 1 morrón rojo, 1 morrón amarillo, 11 hojas de albahaca, 79 cc. de aceite de oliva, 1 cucharadita de mostaza, 5 chorritos de salsa Worchester, 1 limón, sal, pimienta

Preparación: Empezar a asar a horno fuerte, o parrillas,  los dos morrones, pelarlos, vaciarlos de las semillas, cortarlos en tiras y luego en trocitos.  Sumergir los tomates en agua caliente dos minutos, pelarlos, sacar las semillas y cortarlos en cubitos. Poner en un bol el jugo del limón filtrado, el aceite de oliva y mezclar con un tenedor; unir la mostaza, la salsa inglesa y salar a gusto. Hervir al dente los 'spaghetti' en abundante agua y sal, condimentarlos con los tomate y morrones en un bol grande, luego agregar la salsita de aceite, la albahaca picada y pimienta molida. Revolver bien y enfriar por lo menos una media hora en heladera antes de servir.tos de Bustillo

 

Algunos proyectos y obras de Bustillo

Alejandro Bustillo Arquitecto

 

"La Rosario", obra de Bustillo en la ciudad de Rosario

Un aporte de María Florencia Casas

 

 

Bustillo en Bariloche

Fotos de Hugo Cardonnet

 

Biografía y Obras de Alejandro Bustillo 

por el Arq. Jorge Ramos

 

César Bustillo

Los Murales del Gran Hotel Provincial

Todavía se pueden ver en todo su esplendor

 

El Teatro Auditórium

 

El Teatro Colón de Mar del Plata

 

Los Murales de Abel Jorge Magnani

 

El reloj solar del Prof. Tokutaro Yabashi

por Pasqualino Marchese

 

El Monumento al "Hombre de Mar" (Independencia Económica)

por el escultor Leone Tommasi

 

 

Pulse F11 para Pantalla Completa

 

Pasee por los Sitios de La Cocina de Pasqualino Marchese

 

Principal ] Arriba ]

Enviar correo a  Contacto  con preguntas o comentarios citando lugar de residencia.
Todos los derechos reservados  La Cocina de Pasqualino Marchese

Última modificación: 29 de diciembre de 2016